Las Peregrinaciones Jacobeas. Luciano Huidobro Serna (y II).

003

Luciano Huidobro(única foto pública conocida, tomada del Diario de Burgos)

       El tomo II y III están dedicados íntegramente al relato de la Historia y Patrimonio artístico de las diferentes provincias por donde transcurre el camino jacobeo sin escatimar ningún detalle ni rigor. Pues, en efecto, los autores profundizan en el estudio de cada uno de los pueblos, villas y ciudades, para ofrecer una panorámica de conjunto muy completa, capaz de responder no solo las preguntas de los peregrinos, sino también de los investigadores más exigentes. El tratamiento de esta cuestión es cuantitativa y cualitativamente el más importante de la obra de Huidobro.

     El primero de los volúmenes reseñados trata de la descripción de las provincias de Burgos, Palencia y León, que se acompañan de unos mapas plegables tan útiles y prácticos en cuanto guías del peregrino, como hermosos por su traza y sencilla presentación. La copiosa información y erudición de los autores es sin duda el sello de identidad de la obra.

      Como dato histórico singular, merece la atención la referencia a que el camino Francés no fue al inicio de las peregrinaciones el mismo que se concibe en la actualidad o el que se fragua con las repoblaciones de los siglos XI y XII  de la ribera del Duero, pues la invasión islámica de estos territorios durante los siglos IX y X obligaron a que los peregrinos llegasen a Burgos por la ruta localizada más al norte, que pasaba por Miranda de Ebro, el puerto de Pancorvo, Briviesca, Villafría y Gamonal, ya a las puertas de la capital. A partir de aquí la coincidencia entre el camino francés pasado y el presente es absoluta.

    No desmerecen tampoco las fotografías y dibujos que acompañan al texto, sobre todo, las que retratan pueblos y paisajes del Camino de la década  pobre de los años cuarenta, como por ejemplo, la estampa costumbrista del carro frente al Hospital de San Lázaro de Redecilla del Campo, la decadencia pretèrita del puente del Paso Honroso en Hospital de Órbigo, o la soledad y abandono más acres de Foncebadón, entre algunas otras.

       El tomo III toma la ruta en Lugo y la concluye en Santiago y Finisterre. Pero lo destacable es la variedad de vías nacionales e internacionales que comenta la obra: el camino del Norte desde Guipúzcoa a Santiago, pasando por Vizcaya, Santander y Asturias; el camino Oriental desde la provincia de Zamora a Santiago, bien por Portugal, bien por la Puebla de Sanabria. Y entre los caminos extranjeros, se toma las rutas desde Italia, Alemania, Bélgica, Inglaterra, Holanda, Dinamarca y Francia. Este es un aspecto inédito que conecta el fenómeno jacobeo con otros territorios europeos, ofreciendo así una visión de conjunto de este fenómeno que, al decir de algunos, resultó el embrión de la futura Europa.

       Es un hecho literario destacable la explicación de algunas leyendas santiaguistas en la provincia de Zamora, como la leyenda de san Boal , la de la Virgen de Carballeda o la del lago de San Martín de Castañeda. También la obra recoge leyendas y canciones de gesta traídas de Italia, como testimonio del interés que sus autores tuvieron con el tema folklórico de los pueblos.

       Por último, el estilo de la obra es también plural como fruto de la colaboración de autores que, unidos por el interés común de la admiración por el Camino de Santiago, observaron sin embargo distintos registros y voces lingüísticas diferentes.

        Monumento, pues, importante, que a pesar del paso de los años sigue siendo un referente para los investigadores actuales y una fuente de consulta indispensable para los estudiosos del tema.

 

Anuncios