Las Peregrinaciones a Santiago de Compostela (II).

           vazquez-de-parga

                                                                                                                 Luis Vázquez de Parga

          Las peregrinaciones a Santiago de Compostela es una magna obra de tres Tomos, de extensiones similares cada uno de ellos, que se redactada entre 1943 y 1944 con el fin de presentarla al Concurso de investigación propuesto por el CSIC. El jurado estaba presidido por el Marqués de Lozoya, historiador, que, teniendo solo palabras de alabanza para la obra, le concede el máximo galardón como Primer Premio del concurso en el año 1945. Todo hay que decirlo, el premio llevaba el nombre del por entonces Jefe del Estado, Francisco Franco. Sin embargo, no fue publicada hasta 1948 por el mismo CSIC, agotándose en un plazo muy breve por el éxito de sus ventas. Los mismos coautores explican que hubieron de acogerse al esquema de trabajo planteado por los organizadores, lamentándose de la falta de libertad creadora para dar una vertebración algo diferente a su obra. A pesar de ello, no dudaron en respetar las premisas señaladas por la Institución promotora.

        Posteriormente se rinde un homenaje póstumo en Asturias al que fue uno de los colaboradores del libro, D. Juan Uría Riu, y, aprovechando esta ocasión tan señalada, la Diputación de Asturias vuelve a sacar a la luz en torno al año 1980  una segunda edición, que pronto se agota como ocurriera la primera vez.

      El itinerario de las publicaciones acaba de momento en el año 1992 cuando el Departamento de Educación y Cultura de Navarra, a través de la Institución Príncipe de Viana, decide publicar nuevamente el monumento, un año antes de la Semana de Estudios Medievales, organizados por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Estella, pionera  de esta clase de asociacionismo  jacobeo en España. La edición que aquí se utiliza es la de esta fecha, a pesar de los esfuerzos que se han hecho para conseguir algún ejemplar de la primera o segunda ediciones.

      El primer Tomo se organiza en tres partes: la primera está dedicada a los peregrinos que hicieron el camino desde el descubrimiento de la tumba hasta su decadencia en el siglo XVI, la segunda trata cuestiones de tratamiento hospitalario, jurídico y sanitario del peregrino, y la tercera plantea las consecuencias sociales, literarias y artísticas asociadas a este fenómeno, tan importantes en la historia española.

    El Tomo segundo profundiza en la formación y consolidación del camino Francés, después de haber experimentado itinerarios alternativos por necesidades de protección o seguridad, desarrollando el estudio de las etapas desde el Sur Francia hasta Santiago de Compostela. Otros Caminos también son estudiados, tales como el de la Costa o camino del Norte, y el Primitivo, que partiendo de Oviedo llegaba a Fonsagrada por el interior agreste del Occidente asturiano. Tal fue el itinerario que siguió Alfonso II para visitar la tumba del Apóstol.

      Y el tercero recoge la riqueza documental y la vasta bibliografía que sirvieron como fuente de conocimiento a los autores del libro. Se complementa con un índice alfabético y de materias al objeto de organizar mejor el acercamiento al contenido de la obra. Además la mitad última de este Tomo incorpora con notable acierto la aportación bibliográfica de Fermín Miranda García, profesor de Historia Medieval en la Universidad Autónoma de Madrid, comprendida entre 1949 y 1992, esto es, el ingente número de publicaciones nacidas entre la primera edición y la última. Dicho sea de paso, sería menester seguir esta fecunda tradición, añadiendo las nuevas acaecidas desde esta fecha a la actualidad.

      Pero deben hacerse aún algunas puntualizaciones concretas sobre el tema.