Peregrinos famosos (I).

      DSC07453[1] También ha habido personajes conocidos de ayer y hoy, reyes, emperadores, nobles, clero y similar parentela, que han peregrinado a Santiago de Compostela para buscar el perdón,  la gracia o la protección del santo. De entre ellos, se selecciona por orden cronológico los que en mi opinión aportan alguna singularidad o curiosidad digna de mención, a sabiendas de la arbitrariedad de la elección.

      Fue Alfonso II El Casto (762-842) el primer monarca peregrino y probablemente uno de los primeros peregrinos de la Historia del Camino, que acude desde Oviedo a Compostela en el año 824 siguiendo la ruta hoy conocida como el Camino Primitivo. Resulta llamado por el obispo Teodomiro para avalar con su presencia regia el descubrimiento de la tumba. No debe desmerecer la idea de que un motivo del peregrinaje es el uso mágico de la figura del  Apóstol en la cruzada contra el sarraceno, como lo ratifica el que unos años posteriores Ramiro I de Asturias, sucesor de Alfonso II, vence al ejercito moro en la Batalla de Clavijo gracias a la supuesta intervención milagrosa de Santiago. Nace la leyenda de Santiago, Patrón de España y matamoros. Por la parte francesa, el primer peregrino de nombre conocido fue el obispo de Puy Gotescalco, año 951. Otro personaje importante en la formación del reino de Castilla y peregrino resultó el Conde Fernán González(inicios del siglo X-970). Tal fue su grado de participación en el asunto político de la independencia del Condado de Castilla, luego convertido en Reino, que sus méritos son recogidos literariamente en el titulado Poema de Fernán González, anónimo, uno de los escasos monumentos literarios del Medievo escritos en cuaderna vía junto a obras de Berceo y el Arcipreste de Hita. Llega a la ciudad santiaguina junto al abad de San Pedro de Cardeña en el año 956. De gran trascendencia para el futuro de la primitiva lírica peninsular es el viaje a Santiago de Guillermo IX de Aquitania (1071-1126) y su hijo Guillermo X de Aquitania (1099-1137), que tienen el mérito de propagar en la Península Ibérica, concretamente en Castilla y Galicia, la métrica y temática de la lírica provenzal, de explicación posterior. Este ultimo murió nada más llegar a Compostela a donde acudió como acto de penitencia para probar que nada tenía que ver con la herejía de la que era acusado por Bernardo de Claraval. Ello le reportó fama posterior e hizo que muchos otros peregrinos viniesen a Santiago. Figuras relevantes son San Luis VII de Francia y su acompañante Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, que pisan Santiago en el año 1154. Este último inició la unión del Condado de Barcelona con el Reino de Aragón merced a su matrimonio con Petronila, hija del rey aragonés Ramiro II.

     Durante casi toda la Edad Media el peregrinaje de reyes y nobles fue un suceso frecuente provocado no solo por un acto de fe, sino por la necesidad de hallar una referencia religiosa que ayudara a las necesidades políticas del momento.

Anuncios