Guías Prácticas del Camino de Santiago (II).

 

            Hay un amplio abanico de guías al uso, modernas, que los viajeros de hoy echan al bolsillo para conocer mejor las realidades de los países o lugares que visitan, siendo conscientes  de la importancia que estas guías tienen en el contexto turístico. En lo relativo al camino de Santiago, al socaire de la expansión cada vez más creciente de las peregrinaciones, han surgido correlativamente muchas publicaciones de este género. Con el mérito que cada una tiene y sin desmerecer ninguna de ellas, en mi opinión, dos son los nombres propios que imprimen un sello de indudable calidad a sus obras, a saber, José María Anguita Jaén y Antón– hipocorístico de Antonio– Pombo Rodríguez.

anguita1

          José Mª Anguita, publica en los años 2004, 2010 y 2014 El Camino de Santiago. Guía práctica del peregrino. El Camino francés, edición Everest. A mano se tiene la más antigua del año 2004 para redactar esta glosa.

          El autor, profesor de Filología latina en la Universidad de Santiago de Compostela, viajero enciclopédico y entusiasta del camino, ha dedicado ímprobos esfuerzos a la confección de sus libros. Divide la guía en treinta y una etapas desde Saint-Jean-Pied-de-Port (estribaciones del Pirineo francés) hasta Santiago, añadiendo dos más hasta Fisterra y Muxía. Añade también las seis etapas del Camino aragonés entre Somport y Puente la Reina, de manera que cubre las entradas a España por los dos pasos que conforman el Camino franco. Cierra el relato con el título “Otros Caminos”, en los que incluye abreviadamente el de la Vía de la Plata, los Caminos del Norte, los de Portugal y el Camino Inglés.

         Todas las jornadas presentan idéntica estructura: Párrafo introductorio a modo de resumen; Descripción de lugares, accidentes geográficos, distancias y dificultades para el peregrino y para el ciclista, que se acompaña de un trazado cartográfico muy útil y de un perfil altimétrico; una Reseña amplia de la historia y patrimonio; y una Hoja de información sobre albergues, hoteles, restaurantes y medios de transporte. Las ciudades incorporan además un callejero con el señalamiento de los puntos de interés más relevantes para el peregrino-iglesias, catedrales, museos, albergues…-. Es además un acierto la plasticidad y selección de las fotografías que ilustran el cuerpo del texto.

       El estilo, breve y sentencioso en la parte descriptiva, más abundoso en las explicaciones históricas, leyendas y milagros, a la vez que riguroso con las fuentes y los detalles, aporta claridad general, lo que convierte al libro en una guía de indudable eficacia.

pombo

      Antón Pombo es un historiador enamorado del Camino de Santiago, que lo ha recorrido una y otra vez por satisfacción propia y como manera de mejorar las guías que ha ido publicando. Guía del Camino de Santiago para peregrinos, 2010, y El Camino de Santiago. Camino Francés, 2104, ambas publicadas por Editorial Anaya, son las dos inestimables aportaciones del autor a este género, si bien no las únicas. Se maneja la primera de las guías para el presente comentario.

           De gran originalidad es la división del libro en dos bloques, el dedicado a los caminos del Sur de Francia y el de los caminos en España. Los del Sur incluyen las cuatro vías tradicionales ya mentadas por Pycaud, la Tolosana, la Podiense, la Lemovicensa, la Turonense, y añade una más, la de Piamonte, como ramal dependiente de la de Tolosa. Los caminos españoles son el Aragonés y el Navarro, que se funden en Puente la Reina. De allí a Santiago Fisterra y Muxia. El libro concluye con unas interesantes reflexiones teórico-prácticas sobre la peregrinación (razón de la misma, historia y cultura, consejos para el peregrino etc.).

        Cada uno de los caminos está a su vez articulado en etapas, que mantienen idéntica estructura: una Introducción o comentario general de la etapa; El Camino o información pormenorizada de la ruta con mención rigurosa de la toponimia y detalles útiles de cada uno de los pueblos (habitantes, albergues, desniveles, perfiles…), siendo muy destacable un mapa visual, tan atractivo como útil; y lo que se denomina Visita, que incluye un breve comentario del patrimonio artístico. No faltan tampoco los planos de las villas y ciudades, en que se señalizan los monumentos relevantes de cada lugar, y las plantas de algunas construcciones religiosas y militares relevantes, todo ello recogido sucintamente en el Índice que cierra el libro. También es un acierto la galería de fotografías que acompañan cada una de las páginas de esta guía.

       Bien escrita, a lo que se añade el valor impagable de ser una Guía de Viaje completa para realizar el Camino de Santiago bien informado en todos los sentidos.