Genaro X. Vallejos. El Camino, el Peregrino y el Diablo.

        A finales de 1980 y principios de 1990 el camino de Santiago empieza a recuperar la vocación peregrina de antaño, como consecuencia de una serie de acontecimientos ya contados, que ha ido en aumento gradual hasta culminar el año actual con un contingente próximo a los 300.000 peregrinos. Las consecuencias son de toda índole, social, económica, religiosa y, por supuesto, artística, pues el componente creativo es coaxial a cualquier acto colectivo y, máxime, tratándose de la vieja ruta de Santiago, tan fecunda en este asunto. Desde la perspectiva literaria este nuevo hecho supone una importante y novedosa floración del género narrativo y poético, que obviamente aún no se ha cerrado pues siguen publicándose actualmente obras de diferente valor, a la espera, como dice algún crítico literario, de esa cimera obra que ponga el broche áureo a la creación artística.

        En las siguientes cuartillas se repasa en orden cronológico las obras narrativas que, aunque distintas en los argumentos y el estilo del relato, comparten idéntico embrujo por el camino de Santiago y sus hondos contenidos históricos, paisajísticos o esotéricos. Pero debe subrayarse que la intención presente es solo la de informar al lector de las obras, evitando pues la opinión subjetiva o valoración del peso formal de las mismas, sobre todo, si se sopesa que el narrador no ha podido leer todavía la mayoría de las novelas publicadas.

   elcamino, el peregrino y el diablo       De novela pionera puede calificarse El camino, el Peregrino y el Diablo de GENARO XAVIER VALLEJOS JABALA, publicada por la Diputación Foral de Navarra en 1978, a pesar de que fue un libro finalista del premio Planeta en 1971 y del Ateneo de Sevilla en 1972. Porque, en efecto, se trata de la primera novela histórica que se edita, adelantándose a las demás de este subgénero, que tendrá un fabuloso cultivo a partir de la década de los años 90 en adelante. Y porque además es un relato que aborda sin recelo el tema del camino de Santiago cuando el camino era una calzada sin peregrinos.

     Genaro nació en Sangüesa en 1897 y falleció en Pamplona en 1991. Fue un sacerdote comprometido con las misiones -cofundador del Secretariado Internacional de Misiones- que compatibilizó su cargo pastoral con el oficio de escritor. La novela es una recreación de la peregrinación a Santiago del Infante D. Carlos de Navarra en el año 1381. La ruta que sigue coincide con la que señala Aymeric Picaud, autor del libro V del Códice Calixtino, aunque el infante viene de Francia por Perpiñán y pasa a Barcelona, Montserrat , Tarragona y Poblet.  Luego recorre tierras de Aragón y de allí, a través de Sangüesa y Ujué, penetra en Puente la Reina para seguir en adelante los hitos característicos del camino francés. Recoge a un leproso en el Monte del Gozo y entra con él en la ciudad de Santiago. El relato acaba con una descripción del Pórtico de la Gloria.

      Bien documentado, el escritor reproduce acertadamente los monumentos, iglesias, monasterios y hospitales que se derraman a través del camino. Describe la variedad de paisajes que halla a su paso. Pinta vigorosamente la variedad de tipos y peregrinos. Y no duda en mostrar las costumbres, las músicas y el folclore de los pueblos, de donde se deduce que los protagonistas principales son el camino y el peregrino junto al diablo, como indica su título, que representa las dificultades y problemas que D. Carlos padece a lo largo de la ruta. Aporta también rasgos de la situación histórica de este siglo, perfiles de personajes de la época y muchas leyendas jacobeas que se han trasladado oralmente de generación en generación.

    Obra con voz propia en la que el autor pone escrupulosa atención en el detalle historicista y con un lenguaje rico y variado.

Anuncios