El poema “El peregrino” de Luis Cernuda.

           

            Sirva de preludio al relato del peregrino este bello y acabado poema de Luis  Cernuda (1902-1963), miembro de la generación del 27, que está dedicado a sí mismo pues se trata de un monólogo en el que el poeta se desdobla en un “tú”. Está ligado a su propia experiencia de “peregrino obligado” pues se exilió tras la guerra civil y murió en esta condición en México. Aunque no es su intención glosar las circunstancias de un peregrino corriente, sin embargo hallo en este poema un aspecto muy interesante que se refiere a la condición errante del caminante que debe despojarse de lo inútil- dinero, honores, soberbia- para ser más puro y más hombre. Concuerda mucho con la estrofa machadiana del “Retrato”:”Y cuando llegue el día del último viaje/….me encontraréis a bordo, ligero de equipaje/, que quiere decir sin cargas materiales o morales que impidan al hombre morir en paz. Estimo que la gran lección es la de vivir así, como el peregrino, libre de las terribles cadenas que nos aherrojan a las miserias y abiertos a los valores más nobles- el ser para el otro, la sencillez, la honradez, el trabajo, la amistad, el amor en fin-. Ser peregrino es intentar ser algo así, sombra de un ideal.

                   Dice:                                      

                                 ¿Volver? Vuelva el que tenga

                                  tras largos años, tras un largo viaje,

                                  cansancio del camino y la codicia

                                  de su tierra, su casa, sus amigos,

                                  del amor que al regreso fiel le espere.

                                  Mas ¿tú? ¿volver? Regresar no piensas,

                                  sino seguir libre adelante

                                  disponible por siempre, mozo o viejo,

                                  sin hijo que te busque, como a Ulises,

                                  sin Itaca que aguarde y sin Penélope.

                                  Sigue, sigue adelante y no regreses,

                                  fiel hasta el fin del camino y tu vida,

                                  no eches de menos un destino más fácil,

                                  tus pies sobre la tierra antes no hollada,

                                  tus ojos frente a lo antes nunca visto.  

                                  Poema escrito en los últimos años de su vida.