Pola de Allande-Berducedo. Puerto arriba (I)

                         Ayuntamiento de Pola de Allande

       Alojada en el fondo del valle se asienta la Pola de Allande, alargada villa de origen medieval, de la que no existen vestigios de aquel importante pasado. En torno al noble y porticado Ayuntamiento de principios del siglo XX  se amartelan las casas, solo separadas por el río Nisón, mientras que en las gradas se dispersan algunas casonas indianas y otras autóctonas de trazas desiguales. Ya en lo más alto del cerro, guardián celoso de la villa, se eleva la mole del palacio de Cienfuegos, que bien parece una fortaleza por las tres torres y los muros que las unen.  Los alrededores lo forman los prados, conciliados con los bosques, que se acercan a las haldas de los montes y las sierras. El conjunto es otra hermosa estampa de Asturias, la más occidental y escondida de todas cuantas hay.

       No pudo tampoco librarse esta población del azote de la emigración, cuyas páginas dramáticas se recuerdan en los monumentos al emigrante, situado uno en un extremo de la villa, y otro más modesto de 1970, levantado junto a la iglesia parroquial de San Andrés, de fábrica del siglo XVI con una portada y torre de tres cuerpos, dotada de espadaña y chapitel. Como en otros municipios, algunos de sus hijos volvieron a sus pueblos y construyeron casas de indianos, palacios de paradisiaca belleza que, diferentes de la tradicional arquitectura popular asturiana, vinieron con el tiempo a formar parte de ella atenuándose los contrastes. Son acabados ejemplos la casa de Las Veigas o la casona de los Olalla.

                        Monumento al emigrante

      Una de las riquezas de la Puebla es la abundancia de avellanos, que se dispersan por los caminos o se arraciman en sotos separados. Es tal la densidad de este arbusto en la zona que las fiestas que se celebran a principios de septiembre lo hacen bajo la advocación de la Virgen del Avellano. La tradición obliga a que la imagen de la Virgen sea bajada desde la ermita en que se encuentra todo el año hasta la iglesia parroquial, acompañada por una comitiva que la transporta en andas. Luego llegan las canciones populares o las letrillas nacidas en torno a este acontecimiento, como la que recuerda al mozo olvidadizo por parte de la mujer enfadada que “tú fuiste a la romería y no me traxiste nada; ni una ablana (avellana) turrada ni una mala rusquía (rosquilla)”.

       A esta Virgen se le atribuye el milagro de la curación del romero francés que iba para Santiago.  Como tantos peregrinos expuestos a toda clase de riesgos, cayó enfermo sin que nadie diera con la razón de la dolencia. Solo a un religioso del monasterio de Obona, según unos, o de Corias, según otros, se le ocurrió pedir a la Virgen del Avellano la sanación del peregrino, y así fue satisfactoriamente atendido devolviéndole la salud perdida. Como consecuencia y en señal de agradecimiento el peregrino rezó a la Virgen el resto de sus días.

     No debe pasar desapercibida, por último, la placa conmemorativa colocada en uno de los lados de la iglesia, que recuerda el pasado bizarro de los allandeses. Corría el año de 1569 cuando más de un centenar de nativos se reunieron a toque de campana en Junta General para decidir la independencia de la jurisdicción de la familia de los Cenfuegos, saga nobiliaria que no mantenía buenas relaciones con la vecindad. Esta pugna se prolongó durante la época siguiente, hasta que en 1774 el pueblo fue obligado contra su voluntad a someterse al gobierno de los nobles. Pero, a pesar de los hechos consumados, Allande recuerda a sus antepasados como hermanos valerosos.

                                 Placa conmemorativa de 1569

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s