Santiago en España, Europa y América (II).

      santiago-en-espana1

     El segundo artículo, titulado El Camino de Santiago en España, tiene por autor al profesor navarro José Mª Lacarra, del que ya hemos dado noticias biográficas en textos anteriores.

       En esencia, destaca la gran importancia del Camino de Santiago en la Edad Media, disputando incluso la supremacía a las otras grandes rutas como eran Roma y Jerusalén. Pone de manifiesto los dos grandes pasos de entrada a la Península a través de Somport, en Aragón, y Roncesvalles, en Navarra. Más adelante, en el siglo XV se abre una nueva entrada por Irún, que o bien atravesaba la cornisa del Cantábrico con parada y fonda en San Salvador de Oviedo, cuya Cámara Santa contiene reliquias traídas de Toledo, o bien descendía por Vitoria a Burgos. Otras vías se abrían desde Cataluña hacia Santiago, pasando por Zaragoza. Y recuerda el autor la ruta del mar, seguida sobre todo por ingleses, y en menor cuantía por flamencos y pueblos germánicos. De paso comenta el ilustre historiador algunos detalles de cómo se organizaban las peregrinaciones desde los lugares de origen y cómo servían a su propósito, como ocurre en la actualidad, las guías de viaje y los relatos de otros viajeros que aspiraban a inmortalizar sus experiencias peregrinas.

    Se detiene especialmente en el comentario de los jalones principales del Camino Francés en la Península desde sus inicios hasta las mismas puertas de la Catedral. Y en último lugar comenta la repercusión cultural de la peregrinación a Santiago en varias vertientes: desde la perspectiva urbanístico-geográfica algunas ciudades y villas nacieron al paso continuo de los peregrinos, tales como Estella o Santo Domingo de la Calzada, por ejemplo, así como numerosísimos pueblecitos como es el caso del Acebo o Arzúa, entre otros; relatos épicos carolingios, leyendas y romances fueron otros frutos literarios del Camino, que sirvieron al pueblo-legión como vehículos de transmisión de sus vivencias y experiencias personales, e incluso la expresión de una forma de interpretar el mundo; y desde el ángulo artístico no debe olvidarse que la multitud de hombres artesanos, canteros, arquitectos, fueron dejando huellas de su quehacer y conocimientos en la construcción de lo que ha venido a denominarse Iglesias de Peregrinación, de la que la catedral de Compostela resulta un baluarte significado en el conjunto de obras arquitectónicas de esta clase.

    Se trata, en definitiva, de un artículo divulgativo de algunas cuestiones jacobeas que Lacarra conoce muy bien como cosecha de sus sesudas investigaciones sobre el tema.

     Tiene la particularidad el tercer artículo, firmado por el Comte de la Coste-Messelière y titulado L’Europe et le pelerinage de Saint Jacques de Compostelle, el estar escrito en francés, seguramente como homenaje a la vecina lengua francesa y al propio autor, que dedicó su oficio a la investigación del fenómeno jacobeo. Nace en 1908 en París y fallece en 1996 en Saint-Pierre-de-l’Isle. Ocupó desde 1950 el cargo de archivero en el Archivo Nacional hasta su jubilación y fue Director del Centro de Estudios Compostelanos de París.

   Se trata de un texto parecido estructuralmente al de Lacarra, pero aplicado al espacio Europeo y sobre todo Francés. Muestra la importancia de la presencia de Santiago en los países centroeuropeos que erigen centenares de iglesias de culto al apóstol. Esto desarrolla una iconografía jacobea centrada en la figura de Santiago concebido como un peregrino y no como un soldado degollador que interviene en batallas de cristianos contra musulmanes, al contrario de lo que sucede en suelo hispano. Analiza el fenómeno del peregrinaje en Europa, con especia atención al nacimiento y propagación del arte románico. Señala una relación de cronistas franceses de la Edad Media y siglos posteriores, que dan testimonio de las condiciones de las peregrinaciones. Y por último,  acomete una detallada glosa de las vías europeas que llevaban a los peregrinos a las mismas puertas de los Pirineos.

     Ha de valorarse muy positivamente este artículo en cuanto aporta  un conocimiento más amplio y global de la cuestión jacobea,que debe recordarse se trató de un fenómeno de anchas coordenadas que cimentó los primeros pasos de una Europa naciente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s